18 de junio. Lunes de la XI semana del Tiempo Ordinario

junio 18, 2018

Centro parroquial

  • 18:00 a 19:00 Cáritas Parroquial: Tendremos Acogida y Recogida de Alimentos,  Recordaros que en Cáritas NO recogemos ropa.

Ermita del Salvador

  • 19:30 Rosario
  • 20:00 Misa. Sufragio, José Colomer Sancho

Primera lectura

Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab, rey de Samaria.
Ajab le propuso: «Dame la viña para hacerme yo una huerta, porque está al lado, pegando a mi casa; yo te daré en cambio una viña mejor o, si prefieres, te pago en dinero.»
Nabot respondió: «¡Dios me libre de cederte la heredad de mis padres!»
Ajab marchó a casa malhumorado y enfurecido por la respuesta de Nabot, el de Yezrael, aquello de: «No te cederé la heredad de mis padres.»
Se tumbó en la cama, volvió la cara y no quiso probar alimento.
Su esposa Jezabel se le acercó y le dijo: «¿Por qué estás de mal humor y no quieres probar alimento?»
Él contestó: «Es que hablé a Nabot, el de Yezrael, y le propuse: “Véndeme la viña o, si prefieres, te la cambio por otra.” Y me dice: “No te doy mi viña.”»
Entonces Jezabel dijo: «¿Y eres tú el que manda en Israel? ¡Arriba! A comer, que te sentará bien. ¡Yo te daré la viña de Nabot, el de Yezrael!»
Escribió unas cartas en nombre de Ajab, las selló con el sello del rey y las envió a los ancianos y notables de la ciudad, paisanos de Nabot. Las cartas decían: «Proclamad un ayuno y sentad a Nabot en primera fila. Sentad en frente a dos canallas que declaren contra él: “Has maldecido a Dios y al rey.” Lo sacáis afuera y lo apedreáis hasta que muera.»
Los paisanos de Nabot, los ancianos y notables que vivían en la ciudad, hicieron tal como les decía Jezabel, según estaba escrito en las cartas que habían recibido.
Proclamaron un ayuno y sentaron a Nabot en primera fila; llegaron dos canallas, se le sentaron enfrente y testificaron contra Nabot públicamente: «Nabot ha maldecido a Dios y al rey.»
Lo sacaron fuera de la ciudad y lo apedrearon hasta que murió.
Entonces informaron a Jezabel: «Nabot ha muerto apedreado.»
En cuanto oyó Jezabel que Nabot había muerto apedreado, dijo a Ajab: «Hala, toma posesión de la viña de Nabot, el de Yezrael, que no quiso vendértela. Nabot ya no vive, ha muerto.»
En cuanto oyó Ajab que Nabot había muerto, se levantó y bajó a tomar posesión de la viña de Nabot, el de Yezrael.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor

Señor, escucha mis palabras,
atiende a mis gemidos,
haz caso de mis gritos de auxilio,
Rey mío y Dios mío. R/.

Tú no eres un Dios que ame la maldad,
ni el malvado es tu huésped,
ni el arrogante se mantiene en tu presencia. R/.

Detestas a los malhechores,
destruyes a los mentirosos;
al hombre sanguinario
y traicionero lo aborrece el Señor. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas.»

Palabra del Señor

Comentario

De ciudad redonda

Aristóbulo Llorente cmf

 

La primera lectura es un relato actual, actualísimo, de lo que puede hacer el poder cuando no es capaz de limitarse, cuando se convierte en un poder abusador y todopoderoso. Frente a ese poder el débil no puede hacer nada. El que está en el poder puede hacer lo que quiera. Siempre encontrará una justificación, siempre encontrará un requiebro legal para decir que ha actuado según la ley. Y, cuando no es así, tendrá, valga la redundancia, el poder suficiente para esconder lo que ha hecho, para echar la culpa a otro, y salir con bien del apuro. No sólo con bien, sino consiguiendo sus objetivos. Así ha sido en tiempo de Ajab, rey de Israel. Y en los tiempos actuales. La impunidad suele dormir en la misma cama que el poder. No hace falta poner ejemplos porque seguro que todos los lectores tienen más de uno en la cabeza. Podemos lanzar la mirada a nuestros gobernantes pero también a los vecinos o a los miembros de nuestras familias. Y no será difícil que encontremos algún ejemplo concreto de esta realidad.

Frente a esta realidad que pone frente a nosotros la primera lectura, de dentro nos sale un grito, un clamor: “No hay derecho”. Y brota con más fuerza porque los más afectados por esas actitudes de los que están en el poder, suelen ser siempre los más débiles, los pobres de nuestro mundo. “No hay derecho”. Así se expresa con fuerza el salmo responsorial.

Pero no nos podemos quedar en la primera lectura y en el salmo responsorial. Luego viene el Evangelio. Y Jesús parece que hace un planteamiento completamente opuesto. Por sus palabras entendemos que es consciente del problema. Sabe, porque vive en este mundo y no en uno imaginario, que hay personas que abusan de los demás, que agravian a los demás, que abofetean, que quieren poner un pleito con el objetivo único de quitarle la túnica al que solo tiene una, que te piden un favor pero que nunca van a ser capaz de hacerte un favor a ti. Todo eso lo sabe Jesús. Son los ejemplos que él mismo pone. Sacados de la vida.

Pero Jesús da una respuesta diferente. Su “No hay derecho” tiene otras consecuencias sorprendentes. Lo que hay que hacer es ofrecer la otra mejilla, dar la capaz directamente al que nos la quiere quitar, ahorrándole el pleito, hacer el favor al que nos lo pide y hacerlo con exceso: acompañar dos millas al que nos pide que le acompañemos una y dar al que nos pide prestado.

Vamos a ser sinceros: nos cuesta entender esta posición de Jesús. Nos cuesta más llevarlo a nuestra vida. Lo que nos sale de dentro es defender nuestros derechos y los derechos de los pobres. Y, si es necesario, aplastar al poderoso abusón y abusador. Lo que nos sale de dentro es el “ojo por ojo y diente por diente.” Pero Jesús se mueve en la órbita del Reino. Y eso es otra cosa, otra forma de mirar a la realidad, otra forma de construir la relación entre las personas.

La verdad es que, bien pensado, llevamos muchos años aplicando el “ojo por ojo y diente por diente” y nos ha ido como nos ha ido. Tenemos una historia plagada de guerras, venganzas sin fin y sangre. Podríamos probar con lo que nos dice Jesús. Igual esta historia comenzaba a ir de otra manera. Más fraterna y más al estilo del Reino del que tanto habló Jesús.