Domingo 5 de noviembre. XXXI semana del Tiempo Ordinario

noviembre 4, 2017

Ermita de Campolivar

Misa a las 11:30h.

Ermita del Salvador

Misa a las 12:30h.

Templo Carmelitas

Misa a las 10:30h.
Misa a las 20h. Sufr. Margarita Álvarez Dauden; Emilia Benito Smón.

Primera lectura

Lectura de la profecía de Malaquías (1,14–2,2b.8-10):

«Yo soy el Gran Rey, y mi nombre es respetado en las naciones –dice el Señor de los ejércitos–.

Y ahora os toca a vosotros, sacerdotes. Si no obedecéis y no os proponéis dar gloria a mi nombre –dice el Señor de los ejércitos–, os enviaré mi maldición. Os apartasteis del camino, habéis hecho tropezar a muchos en la ley, habéis invalidado mi alianza con Leví –dice el Señor de los ejércitos–. Pues yo os haré despreciables y viles ante el pueblo, por no haber guardado mis caminos, y porque os fijáis en las personas al aplicar la ley. ¿No tenemos todos un solo padre? ¿No nos creó el mismo Señor? ¿Por qué, pues, el hombre despoja a su prójimo, profanando la alianza de nuestros padres?»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 130,1.2.3
R/.
 Guarda mi alma en la paz, junto a ti, SeñorSeñor, mi corazón no es ambicioso,
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad. R/.Sino que acallo
y modero mis deseos,
como un niño
en brazos de su madre. R/.Espere Israel en el Señor
ahora y por siempre. R/.

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (29,7b-9.13):

Os tratamos con delicadeza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas, porque os habíais ganado nuestro amor. Recordad si no, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas; trabajando día y noche para no serle gravoso a nadie, proclamamos entre vosotros el Evangelio de Dios. Ésa es la razón por la que no cesamos de dar gracias a Dios, porque al recibir la palabra de Dios, que os predicamos, la acogisteis no como palabra de hombre, sino, cual es en verdad, como palabra de Dios, que permanece operante en vosotros los creyentes.

Palabra de Dios

Evangelio

 

Lectura del santo evangelio según san Mateo (23,1-12):

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Palabra del Señor

Comentario  al Evangelio “Les gusta ocupar los primeros puestos”

Cada profesión tiene sus peligros y tentaciones particulares. Los banqueros sentirán la tentación de quedarse con el dinero ajeno. Los que venden fruta, por ejemplo, tendrán la tentación de dar menos peso del debido en lo que venden. Así, podríamos seguir con todas las profesiones. Pues bien, la tentación de los que tienen autoridad es precisamente la de abusar de ella. Pueden llegar a pensar que son propietarios de esa autoridad y que se pueden aprovechar de ella para su propio beneficio.

De esa tentación no están exentos los que están al frente de la Iglesia. Han sido allí puestos por voluntad de Dios. Y su trabajo es precisamente servir a la comunidad, atender a los más débiles, repartir el pan de la Eucaristía, de modo que en la mesa de la fraternidad todos tengan lo suficiente. Pero, como son humanos, también conocen la tentación y a veces caen en ella. Y a veces se aprovechan de la comunidad para su propio beneficio, para sus propios intereses o los de sus amigos, para aumentar su bienestar, y se olvidan de atender a los débiles, de repartir el pan de la Eucaristía y de la Palabra para todos por igual. En una palabra, se olvidan de servir.

El Evangelio de hoy aplica estas ideas a los letrados y los fariseos del tiempo de Jesús. A ellos Jesús les dice que “lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a los demás, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para llevarlos”. Y recuerda a sus discípulos que no se deben dejar llamar “maestro” ni “padre” ni “jefe” porque uno sólo es el padre de todos y uno sólo el maestro y uno sólo el jefe. La autoridad en la Iglesia es un servicio. Y el que no sirve, pierde automáticamente su autoridad, traiciona al “maestro”y “padre” al que dice representar, a Jesús.

¿Es que Jesús dijo esto sólo para los letrados y fariseos de su tiempo? No creo. Hoy tenemos que aplicar el cuento a nuestra Iglesia. Porque todos los que tenemos alguna responsabilidad en ella, alguna autoridad, todos tenemos la tentación de abusar de nuestra autoridad, de creernos jefes y maestros, superiores a nuestros hermanos. Y en ese momento les dejamos de servir. Y rompemos la comunidad de Jesús. Obispos, sacerdotes, ministros diversos, agentes de pastoral, catequistas, etc, todos estamos para servir a la comunidad, para con nuestro trabajo contribuir a formar la familia de Dios, reunidos como hermanos y hermanas en torno a la mesa de la Eucaristía, sin que nadie quede excluido.