IV Domingo de Adviento

diciembre 21, 2019

Pulsa aquí para descargar el Boletín

Templo de las Carmelitas

  • 10:00 Misa
  • 20:00 Misa. Sufragio, Margarita Álvarez Daudén;  Francisco Llopis Conejos y Teresa Alonso Casar

Ermita de Campolivar

  • 11:30   Misa. Sufr. Fernando Bellver.

Ermita del Salvador

  • 12:30 Misa.

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (7,10-14):

En aquellos días, el Señor habló a Acaz: «Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo.»
Respondió Acaz: «No la pido, no quiero tentar al Señor.»
Entonces dijo Dios: «Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 23,1-2.3-4ab.5-6

R/. Va a entrar el Señor, él es el Rey de la gloria

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares,
él la afianzó sobre los ríos. R/.

¿Quién puede subir al monte del Señor?
¿Quién puede estar en el recinto sacro?
El hombre de manos inocentes y puro corazón,
que no confía en los ídolos. R/.

Ése recibirá la bendición del Señor,
le hará justicia el Dios de salvación.
Éste es el grupo que busca al Señor,
que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (1,1-7):

Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para anunciar el Evangelio de Dios. Este Evangelio, prometido ya por sus profetas en las Escrituras santas, se refiere a su Hijo, nacido, según la carne, de la estirpe de David; constituido, según el Espíritu Santo, Hijo de Dios, con pleno poder por su resurrección de la muerte: Jesucristo, nuestro Señor. Por él hemos recibido este don y esta misión: hacer que todos los gentiles respondan a la fe, para gloria de su nombre. Entre ellos estáis también vosotros, llamados por Cristo Jesús. A todos los de Roma, a quienes Dios ama y ha llamado a formar parte de los santos, os deseo la gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,18-24):

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.»
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

Palabra del Señor

Reflexión del Evangelio

Después de estas semanas de preparación, ya estamos a punto de terminar el Adviento. Unos días más y es Navidad. Y las lecturas de hoy nos dan las últimas claves que nos permitan identificar al que viene, a nuestro salvador. Es importante que atendamos a esas claves no vaya a ser que después de tanta espera, nos despistemos y no nos enteremos cuando pase a nuestro lado.

      De nuevo, como en los tres domingos anteriores, el profeta Isaías nos da la clave. Nos cuenta una antigua historia de un rey que no confiaba en Dios y que aún así Dios le quiso dar una prueba de su presencia y de su fuerza. El rey gobernaba una ciudad sitiada, sometida al hambre y a la destrucción de la guerra. Pues bien, la señal que Dios le ofreció no era un milagro que rompiese las leyes de la naturaleza. Era una señal sencilla, corriente si se quiere, pero llena de esperanza. Cuando el rey pensaba que su reino se terminaba, que todo sería destruido, Dios le prometió que iba a nacer un niño de una virgen. El niño llevaría el nombre de Enmanuel, que, traducido, significa Dios-con-nosotros. Dios estaba invitando al rey a mirar más allá de las apariencias, a poner toda su confianza en Dios. Donde él veía una ciudad atemorizada, sitiada por un ejército enemigo, sometida al hambre y a la muerte, Dios iba a hacer nacer un niño de una virgen. Ese niño sería la promesa de Dios, el signo de la presencia salvadora de Dios allá donde el rey no veía ninguna posibilidad. Leída hoy esa lectura del profeta Isaías, la promesa se nos hace a nosotros. Nos va a nacer un niño. Ese va a ser el gran signo de Dios. Ese niño es y será el signo de la promesa de Dios, de su amor restaurador, reconciliador y salvador.

      Y de ahí al Evangelio, donde se nos cuenta otra historia. Esta vez más cercana y familiar. Los protagonistas son José y María. Son novios. Ya están comprometidos a casarse. Pero María está embarazada sin que hayan vivido juntos. José podía ser bueno, pero no tonto. No quería organizar un escándalo, pero tampoco quería cargar con lo que no era suyo. Entonces se produce lo inesperado: un ángel se le aparece en sueños y le hace entender que ese niño es el gran signo que el pueblo estaba esperando. Ese niño que estaba creciendo en el seno de María es el que había profetizado Isaías. Ese niño es ya “Dios-con-nosotros”. Dios ha hecho posible lo que para los hombres es imposible. Dios ha creado vida y esperanza para toda la humanidad en ese niño. 

      Este es el gran signo que esperamos. El nacimiento de un niño. Ahora sabemos que nuestro Dios está por la vida. Que defiende, promueve y crea la vida. El signo de su presencia es un niño, cualquier niño. Es la vida, cualquier vida. Ahora sabemos que cada signo de vida entre nosotros nos habla de la presencia de Dios. Es “Dios-con-nosotros”.

Avisos parroquiales

Misa de Nochebuena:

El martes 24 de diciembre celebraremos las Misas de Nochebuena en la Ermita de Campolivar a las 19h y en la Ermita El Salvador a las 12 de la noche (Misa del Gallo).

Intenciones de Misa:

Aquellos que queráis renovar las intenciones de Misa para el año 2020, podéis hacerlo en horario de oficina parroquial.

Ya está a vuestra disposición el Evangelio de 2020. Podéis adquirirlo en la Parroquia. El donativo es de 4€.

Felicitación NAVIDEÑA:

Estimados feligreses; En NAVIDAD celebramos el nacimiento de Jesús nuestro Señor, son fiestas para disfrutar en compañía de nuestros seres queridos, y descubrir que Dios está entre nosotros.

Que el nacimiento del Niño Jesús llene nuestros corazones de Paz, Amor y Fe en Dios, el que no encontró posada. Hagámosle un sitio grande en nuestro corazón y os deseamos que el Señor os colme de Bendiciones a todas las familias.

¡Feliz Navidad!

Os deseamos vuestros sacerdotes:

Marcos Corbella y Rafael Monferrer T.C.

Misas de la semana

Ermita El Salvador

Lunes 23 de diciembre:

Exposición del Santísimo a las 19h.

Misa a las 20h.

NATIVIDAD DEL SEÑOR

Martes 24 de diciembre:

Misa de Nochebuena a las 12 de la noche.

Miércoles 25 de diciembre:

Misa de Navidad a las 12:30h.

Jueves 26 de diciembre:

Exposición del Santísimo a las 19h.

Misa a las 20h.

Sufr. Dif. Familia Calabuig Jordán; Teresa Mendoza Rubio.

Viernes 27 de diciembre:

Exposición del Santísimo a las 19h.

Misa a las 20h.

Sufr.Amparo Lladró Polo; Rafael Capuz Bonilla

y Miguel Capuz Lladró.

Sábado 28 de diciembre:

Adoración al Santísimo, cantos, acción de gracias… de 19h a 20h.

LA SAGRADA FAMILIA

Domingo 29 de diciembre:

Misa a las 12:30h.

Ermita Campolivar

NATIVIDAD DEL SEÑOR

Martes 24 de diciembre:

Misa de Nochebuena a las 19h.

Miércoles 25 de diciembre:

Misa de Navidad a las 11:30h.

LA SAGRADA FAMILIA

Sábado 28 de diciembre:

Misa a las 19h.

Domingo 29 de diciembre:

Misa a las 11:30h.

Templo Carmelitas

NATIVIDAD DEL SEÑOR

Martes 24 de diciembre:

No habrá Misa.

Miércoles 25 de diciembre:

Misa de Navidad a las 10h.

Misa de Navidad a las 20h.

LA SAGRADA FAMILIA

Sábado 28 de diciembre:

Misa a las 20h.

Domingo 29 de diciembre:

Misa a las 10h.

Sufr. María Liñán, Alejandro Esparza y Cochín Esparza Liñán.

Misa a las 20h.

Sufr. Margarita Álvarez Daudén;