Lunes de la VI semana del Tiempo Ordinario

febrero 18, 2019

Centro Parroquial

  • 18 a 19 horas. Cáritas parroquial: recogida de alimentos

Ermita del Salvador

  • 19:30 Rosario
  • 20:00 Misa. Sufr. Dif. Familia Valdivieso Dumont; Pascuales Racaniello

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis (4,1-15.25):

EL hombre conoció a Eva, su mujer, que concibió y dio a luz a Caín. Y ella dijo:
«He adquirido un hombre con la ayuda del Señor».
Después dio a luz a Abel, su hermano. Abel era pastor de ovejas, y Caín cultivaba el suelo.
Pasado un tiempo, Caín ofreció al Señor dones de los frutos del suelo; también Abel ofreció las primicias y la grasa de sus ovejas.
El Señor se fijó en Abel y en su ofrenda, pero no se fijó en Caín ni en su ofrenda; Caín se enfureció y andaba abatido.
El Señor dijo a Caín:
«Por qué te enfureces y andas abatido? ¿No estarías animado si obraras bien?; pero, si no obras bien, el pecado acecha a la puerta y te codicia, aunque tú podrás dominarlo».
Caín dijo a su hermano Abel:
«Vamos al campo».
Y, cuando estaban en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató.
El Señor dijo a Caín:
«Dónde está Abel, tu hermano?».
Respondió Caín:
«No sé; ¿soy yo el guardián de mi hermano?».
El Señor le replicó:
«¿Qué has hecho? La sangre de tu hermano me está gritando desde el suelo.
Por eso te maldice ese suelo que ha abierto sus fauces para recibir de tus manos la sangre de tu hermano.
Cuando cultives el suelo, no volverá a darte sus productos. Andarás errante y perdido por la tierra».
Caín contestó al Señor:
«Mi culpa es demasiado grande para soportarla. Puesto que me expulsas hoy de este suelo, tendré que ocultarme de ti, andar errante y perdido por la tierra, y cualquiera que me encuentre me matará».
El Señor le dijo:
«El que mate a Caín lo pagará siete veces».
Y el Señor puso una señal a Caín para que, si alguien lo encontraba, no lo matase.
Adán conoció otra vez a su mujer, que dio a luz un hijo y lo llamó Set, pues dijo:
«Dios me ha dado otro descendiente en lugar de Abel, asesinado por Caín».

Palabra de Dios

Salmo

Sal 49,1.8.16bc-17.20-21

R/. Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza

V/. El Dios de los dioses, el Señor, habla:
convoca la tierra de oriente a occidente.
«No te reprocho tus sacrificios,
pues siempre están tus holocaustos ante mí. R/.

V/. ¿Por qué recitas mis preceptos,
y tienes siempre en la boca mi alianza,
tú que detestas mi enseñanza
y te echas a la espalda mis mandatos? R/.

V/. Te sientas a hablar contra tu hermano,
deshonras al hijo de tu madre;
Esto haces, ¿y me voy a callar?
¿Crees que soy como tú?
Te acusaré, te lo echaré en cara». R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (8,11-13):

EN aquel tiempo, se presentaron los fariseos y se pusieron a discutir con Jesús; para ponerlo a prueba, le pidieron un signo del cielo.
Jesús dio un profundo suspiro y dijo:
«Por qué esta generación reclama un signo? En verdad os digo que no se le dará un signo a esta generación».
Los dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla.

Palabra del Señor

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

De catholic.net

A veces nos suceden cosas que no nos podemos explicar y vamos con Dios para que nos las explique. Le pedimos que nos ayude con nuestras dificultades, pero parece que no nos escucha y, en momentos, hasta salen peor de los que esperábamos.

En estas circunstancias es bueno ponerse a reflexionar sobre nuestra forma de ver las cosas y la de Dios. Ciertamente Dios quiere nuestro bien y vela para que seamos felices, pero sus modos no son los nuestros porque Él piensa como Dios; sabe en su eterna sabiduría cuáles son las cosas que nos convienen y a qué tiempo, pero sin haber hecho este ejercicio, no podemos entenderlas.

Un paso más profundo de este camino de fe es tener a Dios como amigo, confiándole todo lo que aspiramos, queremos, como también reprocharle sus «errores» que a fin de cuentas son los caminos divinos, los cuales, aunque incomprensibles para nosotros, nos acercan más a Él, aunque nos sintamos lejos. Todo lo que tenemos que hacer es confiar y tener fe de que Dios nos va llevar a buen fin.

«La autoridad nace del buen ejemplo, para ayudar a los otros a practicar lo que es justo y necesario, sosteniéndoles en las pruebas que se encuentran en el camino del bien. La autoridad es una ayuda, pero si está mal ejercida, se convierte en opresiva, no deja crecer a las personas y crea un clima de desconfianza y de hostilidad, y lleva también a la corrupción.
Jesús denuncia abiertamente algunos comportamientos negativos de los escribas y de algunos fariseos.» (Ángelus de S.S. Francisco, 5 de noviembre de 2017).

Diálogo con Cristo