Epifanía del Señor

enero 5, 2019 jub

Pulsa aquí para descargar el boletín

Templo de las Carmelitas

  • 10:30 Misa
  • 20:00 Misa. Sufragio Margarita Álvarez Dauden; difuntos de la Familia Benito Simón

Ermita de Campolivar

  • 11:30 Misa

Ermita del Salvador

  • 12:30 Misa

Queridos Reyes Magos

La Noche de Reyes es para muchos niños una noche mágica. Para sus padres es una noche maravillosa. Son los reyes que hacen posible que sus hijos alcancen sus ilusiones.
Es lo que los padres querrían poder hacer siempre a medida que sus hijos
van creciendo. Las ilusiones de los niños en la noche de Reyes las encontramos expresadas en pocas palabras, con un estilo directo y sincero, en la carta a los Reyes Magos. No obstante, en el corazón de estos niños hay muchas otras ilusiones, más importantes y más queridas por ellos, aunque no siempre las sepan expresar y explicitar.
Su mayor ilusión es que el padre y la madre se quieran mucho y siempre. Este es el juguete que prefieren a todos los demás. Lo expresan así los ojos tristes de los niños que no tienen ese juguete. Ellos han nacido y han crecido en el seno de una familia y quieren que esta misma familia se mantenga unida, para poder dar siempre una mano a su padre y la otra a su madre y, de esta manera, con la sonrisa en los labios, caminar, correr, avanzar, crecer y madurar. Este es el juguete más valioso que los reyes pueden
llevar a sus hijos.
Los padres cristianos, al llevar a sus hijos a la iglesia para celebrar el sacramento del bautismo, propician que sus hijos se conviertan en hijos de Dios. Y los hijos, a media que van creciendo, desean otro obsequio. Lo manifiestan de una manera indirecta, haciendo preguntas con palabras sencillas sobre cuestiones trascendentes: preguntan
sobre Dios, sobre la vida, sobre la muerte, sobre el mal, etcétera, y de forma indirecta están manifestando otra ilusión, la de ser catequizados. Y los padres les hacen el regalo contestando a estas reiteradas preguntas e iniciando a los hijos, ya desde pequeños, en la oración y en la celebración de la fe de la comunidad cristiana. Los juguetes se echan a perder, o quizá se conservan años y años como un recuerdo entrañable de nuestra infancia llena de sinceridad y de inocencia. Pero la catequesis que los niños reciben en el hogar y en la parroquia se convierte en una brújula, siempre necesaria en nuestra peregrinación por el mundo.
En la carta a los Reyes Magos los niños con frecuencia piden juguetes que están de moda, que ven en la televisión y que les ilusionan fácilmente. Estos niños que han escrito esta carta con fecha de enero de 2019, viven en este mundo en el que florecen muchas ilusiones, propuestas y realizaciones de fraternidad y solidaridad, pero en el que avanza una globalización neoliberal, con una creciente separación entre países desarrollados y países subdesarrollados, en el que todavía mueren de hambre sesenta millones de
personas cada año.
Estoy seguro de que estos niños llevan en su corazón una gran ilusión, y quizá incluso la han escrito en la carta a los Reyes Magos, que se puede definir con estas palabras: amor, paz, justicia, hermandad, solidaridad, sentido auténtico de la vida… O, si se quiere, también con otras palabras menos corrientes: compromiso, fidelidad, austeridad, sinceridad, comprensión, perdón, acogida… Sin estas actitudes no se puede alcanzar
aquella gran ilusión.
Todo esto sucede en la noche de los Reyes Magos, que recuerda y celebra la adoración de aquellos magos al Dios hecho niño en Belén. Dios se hace niño para hacernos a todos niños de Dios, hijos de Dios y, por lo tanto, hermanos de todos los miembros de la humanidad. Las ilusiones que brotan en el corazón de los niños de todo el mundo escriben una carta a los Reyes que puede transformar nuestro mundo

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (60,1-6):

¡Levántate y resplandece, Jerusalén,
porque llega tu luz;
la gloria del Señor amanece sobre ti!
Las tinieblas cubren la tierra,
la oscuridad los pueblos,
pero sobre ti amanecerá el Señor,
y su gloria se verá sobre ti.
Caminarán los pueblos a tu luz,
los reyes al resplandor de tu aurora.
Levanta la vista en torno, mira:
todos ésos se han reunido, vienen hacia ti;
llegan tus hijos desde lejos,
a tus hijas las traen en brazos.
Entonces lo verás, y estarás radiante;
tu corazón se asombrará, se ensanchará,
porque la opulencia del mar se vuelca sobre ti,
y a ti llegan las riquezas de los pueblos.
Te cubrirá una multitud de camellos,
dromedarios de Madián y de Efá.
Todos los de Saba llegan trayendo oro e incienso,
y proclaman las alabanzas del Señor.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 71

R/. Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos dé la tierra.

V/. Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud. R/.

V/. En sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
domine de mar a mar,
del Gran Río al confín de la tierra. R/.

V/. Los reyes de Tarsis y de las islas
le paguen tributo.
Los reyes de Saba y de Arabia
le ofrezcan sus dones;
postrense ante él todos los reyes,
y sirvanle todos los pueblos. R/.

V/. Él librará al pobre que clamaba,
al afligido que no tenía protector;
él se apiadará del pobre y del indigente,
y salvará la vida de los pobres. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios (3,2-3a.5-6):

Hermanos:
Habéis oído hablar de la distribución de la gracia de Dios que se me ha dado en favor de vosotros, los gentiles.
Ya que se me dio a conocer por revelación el misterio, que no había sido manifestado a los hombres en otros tiempos, como ha sido revelado ahora por el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas: que también los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo, y partícipes de la misma promesa en Jesucristo, por el Evangelio.

Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (2,1-12):

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:
«¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo».
Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenia que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron:
«En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:
“Y tú, Belén, tierra de Judá,
no eres ni mucho menos la última
de las poblaciones de Judá,
pues de ti saldrá un jefe
que pastoreará a mi pueblo Israel”».
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:
«ld y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo».
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con Maria, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino.

Palabra del Señor

Avisos Parroquiales

CÁRITAS PARROQUIAL

  • Tendremos reunión el lunes 7 de enero a las 6 de la tarde, en el centro parroquial. Y Acogida, el miércoles 9 de enero de 6 a 7 de la tarde.

Adoración al Santísimo,

  • Peticiones, silencio, acción de gracias y cantos de 7 a 8 de la tarde en la Ermita de El Salvador.

EVANGELIO de 2019

  • Ya podéis adquirirlo en la Sacristía el . El donativo es de 4,50 €.