Domingo de la Sagrada Familia

diciembre 29, 2018

Pulsa aquí para descargar el Boletín

Templo de las Carmelitas

  • 10:30 Misa
  • 20:00 Misa. Sufragio Margarita Álvarez Dauden

Ermita de Campolivar

  • 11:30 Misa. Sufragio Mercedes Reig Vicente

Ermita del Salvador

  • 12:30 Misa. A continuación, ofreceremos a la Virgen, a todos los niños y niñas que han nacido este año

“EL TESTIMONIO DE LA FAMILIA PALMIERI: De la mano de Dios”

Comenzamos nuestro camino como pareja hace 26 años. Tras 5 años de noviazgo, hemos vivido nuestros primeros 21 años de felicidad conyugal.
Somos una familia catalogada como “numerosa” a partir del momento en que Dios nos bendijo con seis maravillosos tesoros, cuatro varones y dos chicas de 8 a 20 años.
Los cimientos de nuestro matrimonio se han fortalecido gracias a la formación recibida en nuestras familias. Ambos nacimos en familias católicas donde nuestros padres se preocuparon de darnos una buena educación basada en los valores morales y éticos, además de una sólida formación cristina.
El hecho de que hemos crecido en familias unidas, en las que existía coherencia entre lo que se enseñaba y lo que se hacía, donde se vivía el amor, la generosidad, el respeto, la dedicación, y muchas otras virtudes, nos ha animado a unir nuestras vidas para formar una familia. En todo este
tiempo hemos vivido muchísimos momentos de felicidad, pero también ha habido momentos muy dolorosos.
Gracias a que nunca hemos soltado la mano de Dios, hemos encontrado a personas que nos han ayudado a superar los obstáculos y que nos han ayudado a tener un matrimonio sólido, estable, pero sobre todo muy feliz.
Nos esforzamos por transmitir a nuestros hijos lo que hemos vivido en nuestras familias de origen y, gracias a Dios, hemos formado una familia donde nuestros hijos encuentran respeto, comprensión, cuidado de todos y mucho amor.
El hecho de tener una buena relación nos permite realizar muchas actividades en familia, como ir a misa juntos los domingos, peregrinar durante la Semana Santa, estar todos presentes durante la comida familiar de Navidad en casa de la bisabuela Carmela, participar en actividades en
las que ayudamos a alguien necesitado o vamos a visitar a algún enfermo. Devolvemos una pequeña
parte de lo que la Providencia de Dios nos concede cada día. Pedimos a la Santa Familia que permanezca en nuestras casas para que podamos, con el esfuerzo de todos, ayudar a cada uno a encontrar el camino de vuelta a la Casa del Señor, siendo fiel testimonio y mensajero del Amor de Dios.

Primera lectura

Lectura del libro del Eclesiástico (3,2-6.12-14):

El Señor honra más al padre que a los hijos y afirma el derecho de la madre sobre ellos.
Quien honra a su padre expía sus pecados, y quien respeta a su madre es como quien acumula tesoros.
Quien honra a su padre se alegrará de sus hijos y cuando rece, será escuchado.
Quien respeta a su padre tendrá larga vida, y quien honra a su madre obedece al Señor.
Hijo, cuida de tu padre en su vejez y durante su vida no le causes tristeza.
Aunque pierda el juicio, sé indulgente con él y no lo desprecies aun estando tú en pleno vigor.
Porque la compasión hacia el padre no será olvidada y te servirá para reparar tus pecados.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 127,1-2.3.4-5

R/. Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos.

V/. Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien. R/.

V/. Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa. R/.

V/. Ésta es la bendición del hombre
que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (3,12-21):

Hermanos:
Como elegidos de Dios, santos y amados, revestíos de compasión entrañable, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia.
Sobrellevaos mutuamente y perdonaos cuando alguno tenga quejas contra otro.
El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo.
Y por encima de todo esto, el amor, que es el vínculo de la unidad perfecta.
Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón: a ella habéis sido convocados en un solo cuerpo.
Sed también agradecidos. La Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente.
Cantad a Dios, dando gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados.
Y todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.
Mujeres, sed sumisas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso agrada al Señor.
Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan el ánimos.

Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (2,41-52)

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por la fiesta de la Pascua.
Cuando cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres.
Estos, creyendo que estaba en la caravana, anduvieron el camino de un día y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén buscándolo.
Y sucedió que, a los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba.
Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre:
«Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Tu padre y yo te buscábamos angustiados».
Él les contestó:
«¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en las cosas de mi Padre?».
Pero ellos no comprendieron lo que les dijo.
Él bajó con ellos y fue a Nazaret y estaba sujeto a ellos.
Su madre conservaba todo esto en su corazón.
Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.

Palabra del Señor

Reflexión del Evangelio

Entre los católicos se defiende casi instintivamente el valor de la familia, pero no siempre nos detenemos a reflexionar el contenido concreto de un proyecto familiar, entendido y vivido desde el Evangelio. ¿Cómo sería una familia inspirada en Jesús?
La familia, según él, tiene su origen en el misterio del Creador que atrae a la mujer y al varón a ser “una sola carne”, compartiendo su vida en una entrega mutua, animada por un amor libre y gratuito. Esto es lo primero y decisivo. Esta experiencia amorosa de los padres puede engendrar una familia sana.
Siguiendo la llamada profunda de su amor, los padres se convierten en fuente de vida nueva. Es su tarea más apasionante. La que puede dar una hondura y un horizonte nuevo a su amor. La que puede consolidar para siempre su obra creadora en el mundo.
Los hijos son un regalo y una responsabilidad. Un reto difícil y una satisfacción incomparable. La actuación de Jesús, defendiendo siempre a los pequeños y abrazando y bendiciendo a los niños, sugiere la actitud básica: cuidar la vida frágil de quienes comienzan su andadura por este
mundo. Nadie les podrá ofrecer nada mejor.
Una familia cristiana trata de vivir una experiencia original en medio de la sociedad actual, indiferente y agnóstica: construir su hogar desde Jesús. “Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Es Jesús quien alienta, sostiene y orienta la vida sana de la familia.
El hogar se convierte entonces en un espacio privilegiado para vivir las experiencias más básicas de la fe cristiana: la confianza en un Dios
Bueno, amigo del ser humano; la atracción por el estilo de vida de Jesús; el descubrimiento del proyecto de Dios, de construir un mundo más digno, justo y amable para todos. La lectura del Evangelio en familia es, para todo esto, una experiencia decisiva.
En un hogar donde se le vive a Jesús con fe sencilla, pero con pasión grande, crece una familia siempre acogedora, sensible al sufrimiento de los más necesitados, donde se aprende a compartir y a comprometerse por un mundo más humano. Una familia que no se encierra solo en sus
intereses sino que vive abierta a la familia humana.
Muchos padres viven hoy desbordados por diferentes problemas, y demasiado solos para enfrentarse a su tarea. ¿No podrían recibir una ayuda más concreta y eficaz desde las comunidades cristianas? A muchos padres creyentes les haría mucho bien encontrarse, compartir sus inquietudes y apoyarse mutuamente. No es evangélico exigirles tareas heroicas y desentendernos luego de sus luchas y desvelos.

Avisos Parroquiales

  • Bienvenida al Nuevo Año con Adoración al Santísimo, peticiones, silencio, acción
    de gracias y cantos de 11:30 de la noche hasta las 12:30h de la noche.
  • ADORACIÓN DE LOS REYES MAGOS DE ORIENTE. Como cada año, recibiremos a los Reyes Magos en la Ermita del Salvador el sábado 5 de enero, a las 19:30h. Tendremos la
    Celebración de la Palabra y a continuación, la Adoración de los Reyes Magos a Jesús- Niño.
  • Ya podéis adquirir en la Sacristía el EVANGELIO de 2019. El donativo es de 4,50€