28 de octubre. XXX Domingo del Tiempo Ordinario

octubre 27, 2018

Pulsa aquí para descargar el boletín parroquial

Templo de las Carmelitas

  • 10:30 Misa
  • 20:00 Misa. Sufragio, Margarita Alvárez Dauden

Ermita de Campolivar

  • 11:30 Misa. Sufragio, Mercedes Reig Vicente.

Ermita del Salvador

  • 12:30 Misa

Días de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos

Iniciamos el mes de noviembre con dos grandes Celebraciones cristianas

Junto a estas Celebraciones, se ha ido extendiendo la Noche de Halloween, el 31 de octubre, pero ésta no es una fiesta cristiana; ahora bien, si se celebra como una fiesta de disfraces. En cambio es nociva y rompe con la fe en Cristo cuando se relaciona con supersticiones e incluso cultos satánicos. De manera semejante, el culto a la santa muerte no es expresión de fe cristiana. Desde hace algunos años diversas diócesis, parroquias y comunidades católicas en distintas partes del mundo se han propuesto recuperar el 31 de octubre como la Víspera de Todos los Santos. Así nació la celebración de “Holywins” (la santidad vence), para festejar con niños y jóvenes el llamado universal a la santidad

Detengámonos más en nuestras Fiestas cristianas: el 1 de noviembre, Fiesta de Todos los Santos: En que nos alegramos no sólo con los beatos y los santos canonizados por la Iglesia en un acto oficial y público, sino que incluimos a todos los que ya gozan de la redención de Cristo Jesús y así participan en la gloria de Dios.
Entre ellos hay familiares y amigos, por ejemplo aquellos cuyo testimonio de vida nos ha
llevado hacia Dios. Los santos son nuestros intercesores ante Dios y nos motivan para
asumir también nosotros el anhelo de santidad, de modo que participemos un día en
esta gloria de Dios, que ha de ser la meta máxima de nuestra vida. Nos dice san Juan:
“Ahora somos hijos de Dios, pero aún no se ha manifestado cómo seremos al fin. Y ya sa-
bemos que, cuando él se manifieste, vamos a ser semejantes a él, porque lo veremos tal
cual es.” (1Juan 3,2). Por eso celebramos con gozo esta Fiesta de Todos los Santos,
uniéndonos a ellos para alabar a Dios y renovar la esperanza de gozar un día con ellos
y como ellos la visión eterna de Dios.
Al día siguiente, el 2 de noviembre, nos uniremos en oración por Todos los Fieles Difuntos, familiares, amigos y difuntos del mundo entero y que no nos consta si se han salvado o no, sólo Dios lo sabe; pero acudimos a la misericordia divina pidiendo que si ellos al morir se han unido a la muerte de Cristo, ahora se unan a su resurrección. Es normal que nos duela la muerte de los seres queridos, especialmente si ha sido reciente, pero los seguimos entregando a Dios, pidiéndole que ellos gocen ahora de su presencia.
Al celebrar a Todos los Fieles Difuntos, también ofrecemos a Dios lo que nos queda de
vida, para realizarla según Dios, y nos preparamos a nuestra propia muerte, sabiendo
que al final de nuestra vida se nos juzgará sobre el amor, no sólo manifestado de palabra o en nuestras devociones sino sobre todo en nuestras buenas obras.

Primera lectura

Lectura del libro de Jeremías (31,7-9):

Así dice el Señor: «Gritad de alegría por Jacob, regocijaos por el mejor de los pueblos; proclamad, alabad y decid: El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel. Mirad que yo os traeré del país del norte, os congregaré de los confines de la tierra. Entre ellos hay ciegos y cojos, preñadas y paridas: una gran multitud retorna. Se marcharon llorando, los guiaré entre consuelos; los llevaré a torrentes de agua, por un camino llano en que no tropezarán. Seré un padre para Israel, Efraín será mi primogénito.»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 125,1-2ab.2cd-3.4-5.6

R/. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas,
la lengua de cantares. R/.

Hasta los gentiles decían:
«El Señor ha estado grande con ellos.»
El Señor ha estado grande con nosotros,
y estamos alegres. R/.

Que el Señor cambie nuestra suerte,
como los torrentes del Negueb.
Los que sembraban con lágrimas
cosechan entre cantares. R/.

Al ir, iba llorando,
llevando la semilla;
al volver, vuelve cantando,
trayendo sus gavillas. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta a los Hebreos (5,1-6):

Todo sumo sacerdote, escogido entre los hombres, está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios: para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede comprender a los ignorantes y extraviados, ya que él mismo está envuelto en debilidades. A causa de ellas, tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados, como por los del pueblo. Nadie puede arrogarse este honor: Dios es quien llama, como en el caso de Aarón. Tampoco Cristo se confirió a sí mismo la dignidad de sumo sacerdote, sino aquel que le dijo: «Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy», o, como dice otro pasaje de la Escritura: «Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec.»

Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,46-52):

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: «Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»
Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más: «Hijo de David, ten compasión de mí.»
Jesús se detuvo y dijo: «Llamadlo.»
Llamaron al ciego, diciéndole: «Ánimo, levántate, que te llama.» Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.
Jesús le dijo: «¿Qué quieres que haga por ti?»
El ciego le contestó: «Maestro, que pueda ver.»
Jesús le dijo: «Anda, tu fe te ha curado.» Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

Palabra del Señor

Reflexión del Evangelio

La curación del ciego Bartimeo está narrada por Marcos para urgir a las comunidades cristianas a salir de su ceguera y mediocridad. Solo así seguirán a Jesús por el camino del Evangelio. El relato es de una sorprendente actualidad para la Iglesia de nuestros días. Bartimeo es “un mendigo ciego sentado al borde del camino”. En su vida siempre es
de noche. Ha oído hablar de Jesús, pero no conoce su rostro. No puede seguirle. Está junto al camino por el que marcha él, pero está fuera.
¿No es esta nuestra situación? ¿Cristianos ciegos, sentados junto al camino, incapaces de seguir a Jesús?
Entre nosotros es de noche. Desconocemos a Jesús. Nos falta luz para seguir su camino. Ignoramos hacia dónde se encamina la Iglesia. No sabemos siquiera qué futuro queremos para ella.Instalados en una religión que no logra convertirnos en seguidores de Jesús, vivimos junto al Evangelio, pero fuera.¿Qué podemos hacer?
A pesar de su ceguera, Bartimeo capta que Jesús está pasando cerca de él. No duda un instante. Algo le dice que en Jesús está su salvación: “Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí”. Este grito repetido con fe va a desencadenar su curación.
Hoy se oyen en la Iglesia quejas y lamentos, críticas, protestas y mutuas
descalificaciones. No se escucha la oración humilde y confiada del ciego. Se nos ha olvidado que solo Jesús puede salvar a esta Iglesia. No percibimos su presencia cercana. Solo creemos en nosotros.
venes vEsta es la curación que necesitamos hoy los cristianos. El salto cualitativo que puede cambiar a la Iglesia. Si cambia nuestro modo de mirar a Jesús, si leemos su Evangelio con ojos nuevos, si captamos la originalidad de su mensaje y nos apasionamos con su proyecto de un
mundo más humano, la fuerza de Jesús nos arrastrará. Nuestras comunidades conocerán la alegría de vivir siguiéndole de cerca.

Avisos Parroquiales

  • Reunión de padres de los niños/as de Primer Curso (2o de Primaria) de catequesis de comunión: El martes 30 de octubre a las 17:45 h, en la Parroquia del Salvador.
  • Grupo de Oración y Amistad (G.O.A): Nos invita a toda la Comunidad Parroquial, a
    participar en el Jubileo de San Vicente Ferrer. El 5 de abril de 2019 celebraremos el sexto centenario de la muerte de san Vicente Ferrer. El Año Santo Vicentino quiere dar a conocer la figura histórica de san Vicente y, sobre todo, proponer a los cristianos el modelo de un hombre de Dios, siempre al servicio de la Iglesia. Además, la celebración de este aniversario debe suponer un nuevo impulso evangelizador en nuestra diócesis, precisamente por la faceta de predicador y misionero de san Vicente. Será este Miércoles 31 de octubre. Hora de salida: Metro Godella, a las 9:30h. // Celebración de la Misa y visitas: Casa Natalicia y a la Pila Bautismal de S. Vicente Ferrer.// Comida: Casa de los obreros de San Vicente Ferrer. El menú es de 10€. (Tenéis de tiempo hasta el lunes 29). // Contactar con Ma Ángeles (Tel. 610.675.304).
  • COLECTA DÍA DOMUND 2018: Se recogió un total de 850 €. Gracias por colaborar.
  • Ya podéis adquirir en la Sacristía el EVANGELIO de 2019, El donativo es de 4,50 €
  • 31 de octubre. Adoración para jóvenes Nighfever en San Lorenzo.

  • Encuentros Francisco: Lunes 5, Martes 6 y Miércoles 7 de noviembre a las 20:30 en el Centro Parroquial