23 de septiembre. XXV Domingo del Tiempo Ordinario

septiembre 22, 2018

Pulsa aquí para descargar el boletín

Templo de las Carmelitas

  • 10:30 Misa
  • 20:00 Misa

Ermita de Campolivar

  • 11:30 Misa

Ermita del Salvador

  • 12:30 Misa

Avisos

Cáritas Parroquial:

  • Tendremos reunión el próximo miércoles 26 de septiembre a las 20:30h, en el centro parroquial.-

Catequesis de Primera Comunión( 2º y 3º de Primaria) y Postcomunión (4º y 5º de Primaria) :

  • Ya han comenzado las inscripciones para el curso 2018-2019, que serán:  · Lunes 17, Miércoles 19 y Viernes 21 de septiembre de 17h a 18h, en la Oficina Parroquial del Salvador de Godella.

Catequesis de Confirmación ( a partir de 12 años):

  • El curso comenzará el sábado, 20 de octubre de 18:30h a 19:30h, en la Parroquia del Salvador de Godella.

Cofradía Ntra. Sra. de los Desamparados de Godella:

  • Con motivo de la visita de la Imagen Peregrina de la Virgen de los Desamparados de Valencia, hemos realizado unos tapices de la Imagen Peregrina, que ya están a vuestra disposición. El donativo es de 12€ la unidad. Y así, poder engalonar nuestras casas y calles en unos días tan especiales y significativos ante la visita extraordinaria de la Madre de los Desamparados.
    Podéis adquirirlos en:
    · Cristaleria Camacho: c/ Victoria, 4.
    · Labbue: c/ San Blas, 39.
    · Joyeria Andijor: c/ Arzobispo fuero, 52.
    · Amas de Casa-Tyrius: c/ Mayor, 48.
    · El Almacén: c/ Abadía, 19.
    · Oficinas parroquiales de San Bartolomé y El Salvador
  • También tenéis a vuestra disposición la Loteria de Navidad de la Cofradía de Ntra. Sra. de los Desamparados de Godella.

Aprende a apreciar el esfuerzo

Un joven fue a solicitar un puesto importante en una empresa grande. Pasó la entrevista inicial e… iba a conocer al director para la entrevista final. El director vió su Corriculum Vitae, era excelente.
Y le preguntó: “¿Recibió alguna beca en la escuela?” el joven respondió “no”.
“¿Fue tu padre quien pagó tus estudios?”
“Si.”-respondió.
“¿Dónde trabaja tu padre?”
“Mi padre hace trabajos de herreria.”
El director pidió al joven que le mostrara sus manos. El joven mostró un par de manos suaves y perfectas.
“¿Alguna vez has ayudado a tu padre en su trabajo?”
“Nunca, mis padres siempre quisieron que estudiara y leyera más libros. Además, él puede hacer esas tareas mejor que yo.”
El director dijo:
“Tengo una petición: cuando vayas a casa hoy, ve y lava las manos de tu padre, y luego ven a verme mañana por la mañana.”

Primera lectura

Lectura del libro de la Sabiduría (2,12.17-20):

Se dijeron los impíos: «Acechemos al justo, que nos resulta incómodo: se opone a nuestras acciones,nos echa en cara nuestros pecados, nos reprende nuestra educación errada; veamos si sus palabras son verdaderas, comprobando el desenlace de su vida. Si es el justo hijo de Dios, lo auxiliará y lo librará del poder de sus enemigos; lo someteremos a la prueba de la afrenta y la tortura, para comprobar su moderación y apreciar su paciencia; lo condenaremos a muerte ignominiosa, pues dice que hay quien se ocupa de él.»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 53,3-4.5.6 y 8

R/. El Señor sostiene mi vida

Oh Dios, sálvame por tu nombre,
sal por mí con tu poder.
Oh Dios, escucha mi súplica,
atiende a mis palabras. R/.

Porque unos insolentes se alzan contra mí,
y hombres violentos me persiguen a muerte,
sin tener presente a Dios. R/.

Pero Dios es mi auxilio,
el Señor sostiene mi vida.
Te ofreceré un sacrificio voluntario,
dando gracias a tu nombre, que es bueno. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol Santiago (3,16–4,3):

Donde hay envidias y rivalidades, hay desorden y toda clase de males. La sabiduría que viene de arriba ante todo es pura y, además, es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera. Los que procuran la paz están sembrando la paz, y su fruto es la justicia. ¿De dónde proceden las guerras y las contiendas entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, que luchan en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis; matáis, ardéis en envidia y no alcanzáis nada; os combatís y os hacéis la guerra. No tenéis, porque no pedís. Pedís y no recibís, porque pedís mal, para dar satisfacción a vuestras pasiones.

Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,30-37):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se entera se, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.» Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?»
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.»

Palabra del Señor

Reflexión del Evangelio

Hay quienes afirman que la tragedia más grave de la sociedad contemporánea es la crisis de la relación educativa. Los padres cuidan a sus hijos y los maestros enseñan a sus alumnos, pero en no pocos hogares y colegios se ha perdido «el espíritu de la educación». Y, sin embargo, si una sociedad no sabe educar a las nuevas generaciones no conseguirá ser más humana, por muchos que sean sus avances tecnológicos y sus logros económicos. Para el crecimiento humano, los educadores son más importantes y decisivos que los políticos, los técnicos o los economistas.
Educar no es instruir, adoctrinar, mandar, obligar, imponer o manipular. Educar es el arte de acercarse al niño, con respeto y amor, para ayudarle a que se despliegue en él una vida verdaderamente humana.
La educación está siempre al servicio de la vida. Verdadero educador es el que sabe despertar toda la riqueza y las posibilidades que hay en el niño. El que sabe estimular y hacer crecer en él, no sólo sus aptitudes físicas y mentales, también lo mejor de su mundo interior y el sentido gozoso y responsable de la vida. La célebre educadora M Danielou decía que «el niño más humilde tiene derecho a una cierta iniciación a la vida interior y a la reflexión personal».
Cuando en las instituciones educativas se ahoga «el gusto por la vida», y los enseñantes se limitan a transmitir de manera disciplinada el conjunto de materias que a cada uno se le han asignado (asignaturas), allí se pierde «el espíritu de la educación».
Por otra parte, la relación educativa exige verdad. Se equivocan los educadores que para ganarse el respeto y la admiración de sus alumnos se presentan como dioses.
Lo que los niños necesitan es encontrarse con personas reales, sencillas, cercanas y profundamente buenas. Asimismo, el verdadero educador respeta al niño, no lo humilla, no destruye su autoestima. Una de las maneras más sencillas y nefastas de bloquear su crecimiento es repetirle constantemente: «no hay quien te aguante», «eres un desastre», «serás un desgraciado el día de mañana».

En la relación educativa hay además un clima de alegría, pues la alegría es siempre «signo de creación» y, por ello, uno de los principales estímulos del acto educativo.
Así escribía Simone Weil: «La inteligencia no puede ser estimulada sino por la alegría.
Para que haya deseo tiene que haber placer y alegría. La alegría de aprender es tan necesaria para los estudios como la respiración para los corredores».
Hace unos días se han abierto los colegios y centros de enseñanza. Miles de niños han vuelto de nuevo a sus maestros y enseñantes. ¿Quién tendrá la suerte de encontrarse con un verdadero educador o educadora? ¿Quién los acogerá con el respeto y la solicitud de aquél que un día en Cafarnaum abrazó a uno de ellos diciendo:«Quien acoge a un niño como éste en mi nombre, me acoge a mí?