21 de junio. Jueves de la XI semana del Tienpo Ordinario. San Luis Gonzaga

junio 21, 2018

Ermita del Salvador

  • 19:30 Rosario
  • 20:00 Misa. Sufragio, Pierre Carlier

Primera lectura

Lectura del libro del Eclesiástico (48,1-15):

Surgió Elías, un profeta como un fuego, cuyas palabras eran horno encendido. Les quitó el sustento del pan, con su celo los diezmó; con el oráculo divino sujetó el cielo e hizo bajar tres veces el fuego. ¡Qué terrible eras, Elías!; ¿quién se te compara en gloria? Tú resucitaste un muerto, sacándolo del abismo por voluntad del Señor; hiciste bajar reyes a la tumba y nobles desde sus lechos; ungiste reyes vengadores y nombraste un profeta como sucesor. Escuchaste en Sinal amenazas y sentencias vengadoras en Horeb. Un torbellino te arrebató a la altura; tropeles de fuego, hacia el cielo. Está escrito que te reservan para el momento de aplacar la ira antes de que estalle, para reconciliar a padres con hijos, para restablecer las tribus de Israel. Dichoso quien te vea antes de morir, y más dichoso tú que vives. Elías fue arrebatado en el torbellino, y Eliseo recibió dos tercios de su espíritu. En vida hizo múltiples milagros y prodigios, con sólo decirlo; en vida no temió a ninguno, nadie pudo sujetar su espíritu; no hubo milagro que lo excediera: bajo él revivió la carne; en vida hizo maravillas y en muerte obras asombrosas.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 96,1-2.3-4.5-6.7

R/. Alegraos, justos, con el Señor

El Señor reina, la tierra goza,
se alegran las islas innumerables.
Tiniebla y nube lo rodean,
justicia y derecho sostienen su trono. R/.

Delante de él avanza fuego,
abrasando en torno a los enemigos;
sus relámpagos deslumbran el orbe,
y, viéndolos, la tierra se estremece. R/.

Los montes se derriten como cera
ante el dueño de toda la tierra;
los cielos pregonan su justicia,
y todos los pueblos contemplan su gloria. R/.

Los que adoran estatuas se sonrojan,
los que ponen su orgullo en los ídolos;
ante él se postran todos los dioses. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,7-15):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes que lo pidáis. Vosotros rezad así: “Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del Maligno.” Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas.»

Palabra del Señor

«Que Cristo esté cada vez más presente en la vida de las personas, de las familias, de los pueblos y de las naciones, para la mayor gloria de Dios. Que esta gloria se manifieste en la cultura de la vida, en la hermandad, en la solidaridad, en la paz y en la justicia, con efectivo amor preferencial por los más pobres, a través del testimonio de los cristianos de las diversas comunidades y confesiones, de los creyentes de otras tradiciones religiosas, y de los hombres de recta conciencia y buena voluntad. Oh Señor Jesús, nosotros somos solamente tus discípulos misioneros, tus humildes cooperadores para que venga tu Reino.» (Homilía de S.S. Francisco, 2 de mayo de 2015).

San Luis Gonzaga

ECI WIKI

Nació en el castillo de Castiglione el 9 de marzo de 1568; murió el 21 de junio de 1591. A la edad de ocho años fue enviado a la corte de Francisco de Medici, en Florencia, donde permaneció dos años, marchando posteriormente a Mantua. En Brescia, cuando tenía doce años, pasó a estar bajo la dirección espiritual de San Carlos Borromeo, de quien recibió la Primera Comunión. En 1581 viajó con su padre a España, y tanto él como su hermano fueron hechos pajes de Santiago, el hijo de Felipe II.

Estando en España decidió ingresar a la Compañía de Jesús, aunque primero había pensado unirse a los Carmelitas Descalzos. Regresó a Italia en 1584 luego de la muerte de la Infanta, y tras diversas dificultades para obtener el consentimiento de su padre, renunció a su herencia en favor de su hermano, el 2 de noviembre de 1585 proceso que requirió el consentimiento del emperador, pues Castiglione era un feudo del imperio. Se presentó al Padre Claudio Acquaviva, entonces General de la Sociedad el 25 de noviembre de 1585.

Antes de concluir su noviciado, superó brillantemente un acto público en filosofía, habiendo hecho sus estudios matemáticos y filosóficos antes de su ingreso.

De hecho, ya se había distinguido en una prueba pública, no sólo en filosofía, sino también en teología, realizada en la Universidad de Alcalá en España. Realizó sus votos el 25 de noviembre de 1587. Inmediatamente después, inició sus estudios teológicos. Entre sus profesores estaban los padres Vásquez y Azor.

En 1591, cursando su cuarto año de teología, sobrevino la hambruna y la peste en Italia. Aunque de salud delicada, se entregó al cuidado de los enfermos, pero el 3 de marzo cayó enfermo y murió el 21 de junio de 1591. Fue beatificado (v. beatificación y canonización) por Gregorio XV en 1621, y canonizado por Benedicto XIII en 1726.

Sus restos se encuentran en la iglesia de San Ignacio, en Roma, en una hermosa urna de lapislázuli, adornada en plata. El altar tiene al centro un relieve hecho de mármol representado al santo, realizado por Le Gros. O’Conor, John Francis Xavier. “St. Aloysius Gonzaga.” The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/01331c.htm>. Traducido por Vicente Rivas. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina.